Urticaria, un viaje alrededor del mundo

Indonesia-Bali

Desde hace 4 años padezco Urticaria Crónica. El primer brote lo sufrí en Indonesia, mientras estaba de viaje.

A pesar de que me encontraba viajando alrededor del mundo, y en ese momento estaba en un paraíso perdido como es Indonesia, recuerdo a la perfección los momentos previos a ese primer brote, porque los estuve repasando incesantemente en busca de cualquier detalle, aunque fuera mínimo, de lo que podía haberme causado semejantes ronchas picorosas por todo mi cuerpo.

Además de la comida aderezada con cacahuetes, la contaminación, especialmente abundante y dañina en una ciudad como Kuta (Bali), y sobre todo el estrés provocado por la necesidad de ampliar nuestro visado antes de dirigirnos hacia Nepal, formaron una bomba atómica para mi cuerpo, que no pudo resistir y explotó dejando un reguero de ronchas por mis brazos, cuello y cara, que desde entonces me suelen venir a visitar.

En aquel momento nos dirigimos a las consultas médicas, gracias al bendito seguro de viaje que contratamos, y los diagnósticos de aquellos médicos (visité a unos cuantos, tanto en Indonesia como en Nepal) parecían coincidir en una reacción alérgica, muy habitual entre las gentes lugareñas.

Afortunadamente me atendieron con mucho cariño y sus medicinas (antihistamínicos en bolsitas con unidades limitadas para 3 días) me daban la calma en la piel que necesitaba para seguir el viaje. Pero los brotes se volvieron diarios, desde primera hora de la mañana, reaccionando a los cambios de temperatura, y no parecían remitir pasados los 3 días.

Hice una dieta basada en sopas de ajo y arroz, alimentos lo más inocuos posible para no alterarme. Fue duro, pero lo peor era la incertidumbre de no saber si estaba actuando de forma insensata y que quizás lo mejor era el retorno a España para que me viera un especialista.

Gracias a una amiga pude contactar a través de internet con un dermatólogo de Euskadi, que me tranquilizó y me animó a seguir el viaje hacia el siguiente destino, Nepal.

En Nepal teníamos planeado un trecking de varios días hacia el macizo del Annapurna, lo que requería un estado físico y mental fuerte. Pero no me amedrenté. A pesar de la precariedad de los refugios, la humedad y las sanguijuelas que habitan por las montañas del Himalaya, completamos uno de los recorridos más espectaculares de toda mi vida, y me doy gracias por mi fortaleza mental.

La llegada a España fue un shock, la transición de un estado viajero a la vida normal cuesta, y todo esto no ayudaba a que los brotes desaparecieran de mi piel de cocodrilo. Una mudanza a una nueva ciudad, nuevo clima, agua, etc. Se lo estaba poniendo muy difícil a la señora urticaria, pensaba. Hice un tour de médicos de distintas especialidades y aparentemente todo estaba correcto desde el punto de vista biológico. Lo que me llevaba a creer que era algo nervioso y/o emocional. En Barcelona me aplicaron sesiones de acupuntura y gracias a esto se espaciaron los brotes.

pregnant

Desde entonces he sido madre, y durante el embarazo no tuve la mínima roncha, imagino que los brotes eran de felicidad y aplacaban los que eran provocados por la inseguridad y miedo de la urticaria.

Hace poco las ronchas han vuelto, tímidamente, y coinciden con el fin de un contrato laboral. Pero ya nos conocemos, y seguramente es un buen momento para dar un bonito paseo, leer un libro y darme un homenaje de relax.

El cuerpo es sabio, pero también es vulnerable a los factores que rodean a nuestra vida, sobre todo los emocionales, que se transforman en enfermedades que son diagnosticadas pero que desconocemos la verdadera causa de por qué se producen.

Para mí la urticaria es un aviso para no perder de vista lo que realmente nos hace felices, respetando siempre una vida saludable.

Mucho ánimo a todos/as los que también padecen esta enfermedad, mucha fuerza y sobre todo ¡¡a disfrutar de la vida!!

¿Cómo crees que afecta el estrés en la Urticaria Crónica?

Comenta tu experiencia y opinión sobre esta cuestión y sobre el testimonio de Amaia a través del foro “En primera persona”, donde se ha iniciado un debate sobre el tema.

Visitar foro.

Sobre Amaia Moro

Amaia se define como mujer, madre e hija. Publicista de profesión y eterna soñadora entre sus virtudes. La urticaria crónica prefiere dejarla como uno de sus defectos.

Foto1 https://www.pexels.com/photo/clouds-cloudy-agriculture-farm-654/
Foto2 https://pixabay.com/es/embarazada-hambrientos-coraz%C3%B3n-244662/