Juventud con urticaria colinérgica

canica

Ahora tengo 23 años, pero desde hace más de 9 padezco urticaria colinérgica. He lidiado con esta enfermedad durante mucho tiempo y tras estos años mi forma de verla es comparable a cuando se padece una depresión. Muchas personas de mi alrededor no sienten ni toman en serio lo que me sucede. En mi caso, mi familia y personas de mi entorno nunca o muy pocas veces le han dado importancia a la enfermedad, excepto en algunas ocasiones en las que los brotes han sido muy graves.

Todo comenzó cuando era muy joven, con apenas 13 años, y como muchos afectados que buscan ayuda, me encontraba desesperado. Se me hacía muy complicado realizar cualquier actividad física y finalmente dejé de practicar deporte durante mucho tiempo.

A los 17 años mi urticaria desapareció de forma espontánea. Esto me sorprendió porque, aunque no debe hacerse, hacía tiempo que había abandonado el tratamiento médico, ya que lo siguiese o no, la urticaria siempre regresaba. Estuve sin síntomas durante 2 magníficos años. ¡Fue una época genial! De nuevo podía salir a caminar, a correr y no tenía miedo a sentir esa terrible sensación. En realidad la enfermedad en sí no es lo único incómodo y desesperante, pues cuando estoy con amigos, familia, etc., no quiero que me vean rascándome el cuerpo al borde de la desesperación. Además, es molesto en las relaciones personales, en el trabajo, en los estudios, incluso cuando duermo.

Durante esos años de remisión pensé que jamás volvería a padecerla, porque había leído en foros la experiencia de otros afectados a los que la urticaria colinérgica les había remitido definitivamente. Pero en mi caso no fue así.

Hace 2 años atravesé por una serie de situaciones muy difíciles, la pérdida de un ser querido, problemas económicos, etc., y la urticaria volvió junto con otras complicaciones de salud. Sentí la enfermedad igual que cuando comenzó. Otra vez me encontré solo, y por poco que me diera el sol o hiciera un leve esfuerzo, me daban esos terribles episodios que sólo conseguía aliviar al bañarme en agua totalmente fría, pero que al poco rato regresaban. Pero en esta ocasión me negué a alejarme de todo lo que me gustaba y no quise que afectara a todos los aspectos de mi vida. Al principio fue así y todavía hay cosas que la urticaria colinérgica me impide realizar.

Sin embargo, gracias a las pautas que me brindaron otros afectados, a toda la información sobre la enfermedad y a mi propia experiencia, he aprendido que en la urticaria colinérgica, en algunos afectados, se produce un episodio muy fuerte al iniciar una actividad física, pero que termina pasando después de media hora aproximadamente, tras la cual durante el resto del día en muchos casos no se produce un nuevo brote. Y me funcionó.

Desde hace tiempo realizo a diario ejercicio de alto esfuerzo hasta llegar a la terrible sensación de picor. Tras el episodio y sin detenerme, simplemente acaba pasando y es cuando puedo sentirme libre de picor, por lo menos durante el resto del día. Esta rutina la acompaño de una dieta baja en histamina, además de practicar meditación y algo de yoga, actividades que no me hubiera imaginado haciendo antes. Por absurdo que suene, el hecho de padecer urticaria colinérgica me ha ayudado a estar más saludable, por el cambio de hábitos en mi día a día.

A las personas que sufren de esta enfermedad les sugiero que no desesperen, pues ese estrés puede favorecer también que se desencadenen los episodios. Además, es muy útil tener planificado qué vas a hacer durante los brotes. Por ejemplo, a mí me aliviaba darme un baño de agua fría. También, a medida que pasa el tiempo sabes, por experiencia, qué puede aliviarte y empeorarte. Igualmente, es prioritario seguir las recomendaciones de los médicos. En mi caso no tuve la suerte de dar con el especialista adecuado, pero actualmente hay muchos tratamientos y fármacos, y hay dermatólogos muy buenos que conocen bien la enfermedad y sabrán orientarte.

testimonio-andres-foto

Esta es la experiencia de alguien que ha aprendido a vivir con urticaria colinérgica. No hablo desde la aflicción porque sé que hay enfermedades mucho más terribles. Deseo que mi testimonio y sugerencias puedan ayudar a personas que, como yo en su momento, se encuentran desesperadas buscando en internet una solución, personas que un día cualquiera se ven impedidas en muchas de las actividades y costumbres que hacían a diario, y que les afecta no sólo en su día a día, sino también psicológicamente, porque la urticaria nos vuelve inactivos y nos aísla.

Finalmente, mi mensaje como afectado es no desesperar y recordar que tener una vida plena está solamente en cada uno de nosotros, en cómo saber convivir con las dificultades y las alegrías de cada día.

¿Cómo ha cambiado tu vida la Urticaria?

Participa y comenta sobre esta cuestión y el testimonio de Andrés en nuestro foro, donde hay un debate abierto sobre el tema.

Visitar foro.

Sobre Andrés Castelblanco

Andrés tiene 23 años y es de Colombia. Estudia Bellas Artes y en su tiempo libre lo que más le gusta es tocar la guitarra. Su ilusión es viajar y conocer algún día el Tíbet.

Foto1 https://flic.kr/p/auKSUT
Foto2 https://flic.kr/p/987wQT