Adolescente y con urticaria

testimonio-urticaria-adolescente

Con tan solo 10 años empecé a tener síntomas de urticaria crónica, y desde hace 7 la padezco. El proceso no fue fácil, pues tardaron 1 año en diagnosticarme la enfermedad después de numerosas pruebas y análisis.

Al principio, como era tan pequeña, lo veía como algo normal que me salía de vez en cuando, y esa inconsciencia hacía que no le diese importancia. Hasta hace 6 meses la urticaria me salía de vez en cuando y con antihistamínicos la controlábamos. Pero desde hace 6 meses, empecé a padecerla todos los días. A partir de entonces fue cuando entendí de verdad, no solo cómo puede la urticaria alterar la calidad de vida, sino también cómo puede cambiarte psicológicamente.

Mi alergólogo, viendo que la enfermedad había entrado en una fase más severa, me recetó fuertes dosis de corticoides, hasta dos y cinco antihistamínicos diarios. Sin embargo, ese tratamiento no daba resultado, las ronchas no se me llegaban a quitar del todo. En el mes de noviembre y a principios de año, tuve 2 brotes muy fuertes y me tuvieron que ingresar. Viendo la gravedad de mi urticaria, mi alergólogo no dudó en ningún momento en darme un tratamiento que en mi caso fue eficaz, el omalizumab.

Los efectos secundarios de los corticoides que estuve tomado durante esos 6 meses fueron terribles: hinchazón en la cara, aumento de peso por ansiedad y retención de líquidos que producen los medicamentos; así que llegué a engordar 15 kilos y ¡cómo no! estrías por todo el cuerpo.

Para mí, eso fue lo más duro, sentir que no era la de siempre y que continuamente la gente se te queda mirando sin que les importe el daño que pueden causar a una persona enferma. Durante los 6 meses no se me hacía fácil ir al cole, ni salir de fiesta, ni hacer vida normal, ya que los de mi alrededor se quedaban observándome, pensando en qué me habría pasado. Eso yo creo que fue lo más duro de estos 6 meses. Verte a ti misma lo mucho que has cambiado física y psicológicamente, en tan poco tiempo y sin tiempo para reaccionar.

testimonio-urticaria-bicicletaComo todo lo que ocurre en la vida, siempre hay un lado bueno. En este caso, lo bueno de esta experiencia ha sido la gente de mi alrededor, por lo mucho que se preocupaban por mí y por el interés que tenían en que me curase y así pudiera dejar de tomar esos medicamentos.

Siempre agradeceré a mis padres, que no han dudado jamás en estar ahí en los momentos más difíciles para mí. Y sobre todo a mi alergólogo, ya que sin él no estaría ahora mismo recuperándome de los efectos secundarios de la medicación, ya que aceleró el trámite para que me dieran lo antes posible el tratamiento que me está dando buenos resultados.

Pero todo esto que me ha ocurrido con 17 años, me ha hecho madurar y pensar en que, aunque tengamos una enfermedad o problemas, debemos seguir nuestro camino y hacernos más fuertes que nunca.

¿Cómo creéis que afecta padecer una enfermedad como la urticaria crónica durante la infancia o adolescencia?

Puedes hablar sobre la entrada en nuestro foro, hay una discusión abierta sobre el tema.

Visitar el foro.

Sobre Nerea Leiva De Castro

Nerea Leiva De Castro es una adolescente de 17 años afectada de urticaria crónica desde su infancia. Dedica sus tardes libres a un mundo que adora y apasiona, el ballet.

Fotografía chica de https://flic.kr/p/gtQHhz. Fotografía bici de https://flic.kr/p/nh7a5w