Optimismo ante la urticaria

optimismo

Desde hace más de 23 años sufro urticaria crónica de forma intermitente, esto significa que tengo temporadas largas (¡de hasta 15 años!) en las que, por suerte, la enfermedad desaparece y puedo llevar una vida normal.

Así pues, me considero una persona afortunada —al menos si me comparo con otros afectados— puesto que hay periodos en los que no tengo que padecer el malestar provocado por esta enfermedad tan dura y estresante. Actualmente no tengo síntomas y deseo que siga así para siempre, aunque no puedo evitar vivir con el temor a una “recaída”.

Durante todos estos años he conocido a distintos médicos y pacientes y he podido observar la evolución de la medicina por lo que respecta al conocimiento, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. Por suerte, creo que puedo asegurar que ahora estamos muchísimo mejor que en los años 90.

Los comienzos fueron muy duros, tanto para diagnosticarme la enfermedad, como los distintos tratamientos que tuve que probar hasta encontrar uno que me ayudara algo.

Hay un par de anécdotas que tengo grabadas en mi memoria. La primera, el recuerdo de mis visitas al doctor que “descubrió” mi enfermedad, una consulta en la que había hasta 10 médicos y estudiantes que me miraban como un bicho raro. La segunda, este mismo doctor cuando me comentó que tenía suerte, puesto que años atrás ¡me hubieran puesto en una sala de esas aisladas para que no contagiara a nadie!

Qué diferente es la situación hoy en día, hemos pasado de ser unos bichos raros a tener una asociación que nos une y se preocupa por dar a conocer la urticaria.

Respecto a los tratamientos, probé un poco de todo, pero hasta llegar a los antihistamínicos (¡qué bendición!) me dieron cosas tan raras como pastillas de carbono activado o inyecciones de calcio —recuerdo que me las tenía que poner cuando estaba en la cama ya que hasta el cabo de muchas horas me era imposible caminar—.

De la misma forma que los antihistamínicos supusieron para para mí un gran avance en su momento (o, cuando me recetaron los de segunda generación, no tenía los mismos episodios de somnolencia), actualmente hay avances en las medicaciones e investigaciones que me hacen ver el futuro de una forma optimista.

Tal y como he comentado al principio, he sufrido la enfermedad durante mucho tiempo y sé lo duro y frustrante que es padecerla. Es justamente porque sé de primera mano que es muy fácil caer en el pesimismo, que quería ofrecer una visión más positiva y optimista respecto al futuro de la enfermedad, por tres razones principales:

La primera, porque, al igual que yo tengo periodos sin urticaria, hay también otras muchas personas que únicamente sufren la enfermedad durante un periodo limitado de tiempo.

La segunda, porque cada vez hay más conocimiento de la enfermedad (tanto por parte de doctores como de la sociedad en general) gracias a iniciativas como las de la AAUC.

La tercera, porque la medicina evoluciona a una velocidad de vértigo y lo que hoy parece incurable puede tener en poco tiempo una solución.

¿Qué haces tu para mantener el optimismo ante la urticaria?

Puedes hablar sobre la entrada en nuestro foro, hay una discusión abierta sobre el tema.

optimismo-ante-la-vida

Sobre Vital

Vital tiene 60 años y vive en Barcelona, es socia de la AAUC, le gusta restaurar objetos antiguos y cuidar de la gente que tiene a su alrededor. Siempre con muchos ánimos, le gusta ver la vida de una forma optimista.

Fotografía manzana de https://www.flickr.com/photos/cannnela/4614340819/. Fotografía pintada de https://www.flickr.com/photos/landahlauts/11289915965